1 mar. 2012

Viva la Novia!!

La larga decisión del vestido y mis diez consejos para que sea más fácil.

¡Ha llegado el momento! Te vas a casar y tienes que empezar a prepararlo todo. Lo primero en lo que piensas... ¡El vestido! Ese que siempre has soñado llevar...

Parece sencillo, pero si no se lleva bien, todo lo relativo al vestido puede traerte de cabeza. Tranquila, para que eso no ocurra, te doy unos sencillos consejos a seguir.
¡Qué no cunda el pánico!
Aquí tienes las 10 reglas de oro ¡para que llegues perfecta al día D!
1*¿Cuándo probarme el vestido de novia?
Después de haber hecho una primera selección y ojear los catálogos, las primeras pruebas deben comenzar entre 6 y 4 meses antes para un vestido a medida (de modisto o diseñador) y 4 meses antes para uno ya hecho, aunque te lo ajustan a tus medidas.

2*Prueba de mi vestido de novia: mi presupuesto
Desde luego, el vestido de novia es muy importante pero ésta no es una razón para que gastes en él todo el presupuesto de tu boda.
Ten presente le dinero que puedas gastar y acuérdate que luego te quedan todos los complementos por añadir a parte del vestido, como la ropa interior, velo,tocado, medias, zapatos ....
3. ¿Mi piel? ¿Como la llevo?
Sin maquillaje: una crema de día,sombra en los ojos natural y mascara de pestañas, eso es todo. Ni base de maquillaje, ni pintalabios, para evitar las manchas en los vestidos que te vayas a probar.
4. Los zapatos para comprar el vestido de novia:
Lleva unos zapatos cómodos para afrontar la maratón de las boutiques.
Y en el bolso prevé llevar la altura de tacones equivalente a los que llevarás el gran día.
Indispensable para el bajo y para juzgar la caída de la falda.Luego te puedes llevar sustos irremediables, como un bajo más corto.
5. Prueba del vestido de novia:
¿mi madre, mi hermana, mis amigas?
No es fácil crearse una opinión una sola. Ve con una o dos personas cercanas. Pídeles que sean francas y que anoten los pros y los contras de cada vestido.
6. Mi libreta:
A fuerza de probar kilómetros de tul y de seda, corres el riesgo de terminar por confundirte. Anota escrupulosamente en una pequeña libreta el nombre de la boutique, el modelo probado y tus apreciaciones. Una vez en tu casa, tendrás las ideas más claras para desempatar entre ellos.
7. Elección del vestido de novia para poder bailar:
Hay que moverse en un vestido. Esboza algunos pasos de baile, camina con zancadas largas dentro de la boutique… Tu vestido tiene que dejarte vivir. ¡Sería una lástima que el día de tu boda no pudieras avanzar más que a pequeños pasos de geisha, por miedo a desgarrar el vestido!
8. Ropa interior:
Intenta como en los zapatos llevar el estilo de ropa interior adecuada, si pretendes un vestido sin tirantes, lleva un sostén sin tirantes te dará una perspectiva más correcta del conjunto del vestido.
9. Las fotos
Es normal, con tanta prueba te puedes sentir perdida, ¡y volverte loca por un vestido totalmente fuera de onda!
Para mantener el “espíritu limpio” y no comprar un vestido de plumas violetas, imaginamos lo que desearemos ver en las fotos de la boda y recordar que es mejor vestidos intemporales que pasados unos años no nos de vergüenza enseñarlos...
10. Mi cuerpo
No, no se puede hacer un régimen milagroso en poco tiempo. Compramos un vestido de nuestra talla, y si adelgazamos antes de la boda (el estrés…), habrá que hacer posteriormente algunos retoques.
Con estos diez consejos espero ayudaros a que las pruebas de los vestidos sean más concretas y sin sustos posteriores.